Leonardo Bastida Aguilar

“El respeto e inclusión a la diversidad sexual aún no es evidente, pues la educación sexual se reduce al reconocimiento del sistema sexo- género y a la reproducción desde un punto de vista biológico, tratando de omitir y hablar del capital social y cultural que integran nuestros cuerpos, las formas de relacionarnos, los papeles sociales y simbólicos y las identidades de género”, refirió Yesenia Peña, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En el marco de la inauguración de la XIX Semana Cultural de la Diversidad Sexual, que se celebra del 7 al 10 de septiembre, la organizadora del encuentro mencionó que aún persisten las formas arquetípicas de nombrarnos y comportarnos conforme a nuestro sexo o identidad de género, negando la plasticidad y la existencia de dichas categorías en la cotidianeidad, y a aquel que se atreve a nombrar sus deseos.

La editora de la Revista de Estudios de Antropología Sexual recalcó que en nuestras sociedades, siempre hay variaciones y cambios en los proceso de vida de nuestros cuerpos, por lo que siempre habrá diversidad humana.

“La diversidad sexual aun no es un tema de ciencia y no se le reconoce como patrimonio humano a pesar de que la sociedad actual esta sexuada”, agregó la antropóloga física, quien consideró que ante el incremento de violencia hacia las comunidades LGBTIQ, se deben construir enfoques comprensivos, propiciadores de comportamientos pro sociales y no sólo correctivos, acorde a derechos humanos, interculturalidad y perspectiva de género, en aras de formas de convivencia social que erradique la violencia de todo tipo.

Por su parte, Ludivina Cantú, directora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, entidad coorganizadora de la Semana, consideró que un gran reto consiste en buscar una estrategia de construcción de paz al interior de los planteles universitarios.

“El estudio de la violencia de género es importante y necesario, pues ahí se da la formación de mentalidades”, añadió la especialista en filología.

Al respecto, Paloma Bonfil Sánchez, titular de la Coordinación Nacional de Antropología, indicó que en los últimos años, se ha producido un cambio en la agenda social, pues quienes cuestionaban a la heteronormatividad, enfrentaban violencia y discriminación, pero hoy en día, son visibles como grupos sociales, y no como individualidades aisladas.

La antropóloga agregó que las identidades se muestran en su diferencia y su sexualidad, generándose diferencia culturales y políticas, pero también violencias que hay en contra de esas diferencias.

Por esas razones, el lema de esta edición de la Semana Cultural es “Por una educación para la paz en espacios universitarios. Hacia la erradicación de todo tipo de violencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*