Leonardo Bastida Aguilar – enviado

Chihuahua, Chihuahua, 14 de septiembre de 2020

Bajo los cargos de homicidio agravado por razones de género y robo agravado inició el proceso judicial en contra de Iván Arturo G. P., presunto asesino de la activista trans, Mireya Rodríguez Lemus, recién capturado el pasado domingo en su domicilio en la ciudad de Chihuahua por la Fiscalía General del Estado.

A dos semanas de haberse encontrado sin vida, al interior de su domicilio, el cuerpo de la activista chihuahuense, la Fiscalía local dio a conocer avances del caso y presentó al presunto culpable al cual, se dijo, se le ubicó tras dar seguimiento al celular de quien fuera fundadora de Unión y Fuerza Trans de Mujeres Chihuahuenses A.C., así como al automóvil de la misma, el cual, fue vendido, días después de los sucesos.

Este 13 de septiembre, se celebró la primera audiencia referente al caso del asesinato de Mireya Rodríguez Lemus, donde se expuso que debido al seguimiento del caso a partir de la perspectiva de género y la aplicación del Protocolo Nacional de Actuación para el Personal de las Instancias de Procuración de Justicia del País, en casos que involucren la Orientación Sexual o la Identidad de Género, de la Fiscalía General de la República, se determinaba que en el crimen en contra de la activista influyeron su identidad de género y los aspectos sociales asociados a la misma.

Por lo tanto, conforme a los artículos 126 y 126 bis del Código Penal vigente en la entidad, la sanción podría ser de hasta 60 años de cárcel debido a que se hallaron elementos establecidos como causales motivadas por el género de la persona como la misoginia, violencia física y múltiples lesiones.

El proceso está siendo acompañado por Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses, fundada por Rodríguez Lemus, y el Consultorio Virtual “Arturo Díaz Betancourt” de la organización civil Letra S, donde Mireya fungió como defensora de derechos humanos durante los últimos seis años.

A través de un comunicado, la Fiscalía General del Estado señaló que para este caso en particular, también se ha tomado en cuenta que Mireya Rodríguez era defensora de derechos humanos de las comunidades LGBTTTIQ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*