Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 26 de junio de 2018

Reflexionar sobre las posibilidades, los avances y los retrocesos, en la incorporación de la perspectiva de género en la impartición de justicia es el objetivo del II Congreso  Internacional Buenas Prácticas en el Juzgar: el Género y los Derechos Humanos que se lleva a cabo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el cual se han reunido especialistas de diferentes países de América Latina como Argentina y Guatemala.

Durante la inauguración del evento académico, organizado por el Laboratorio Nacional Diversidades, entre otras entidades académicas, la abogada general de la casa de estudios sede, Mónica González Contro, señaló que en las últimas décadas se ha dado un cuestionamiento al derecho y su aplicación, pues, desde una mirada feminista, se ha visto que el derecho lejos de ser neutral y objetivo tiene cierta tendencia cuando pretende aplicarse, la cual, no ha sido favorable a las mujeres.

La también investigadora comentó que incluir el concepto de género en el derecho ayuda a identificar los factores que contribuyen a la discriminación que impiden lograr esa anhelada igualdad y no sólo se refiere a mujeres y hombres sino a  una gran cantidad de manifestaciones de desarrollo de la personalidad.

Consideró que al incorporarse la visión de género a la labor del juzgador, este debe tomar en consideración la discriminación estructural que han padecido las personas de la diversidad que se alejan del modelo ideal del titular de los derechos, el varón blanco, visión que ha derivado en el no acceso a la justicia.

Por su parte, Alexandra Haas, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, indicó que las mujeres han sido históricamente discriminadas por el derecho y la justicia, situación que debe analizarse desde una perspectiva interseccional en la que se tome en cuenta el impacto de la desigualdad económica y de género.

La también abogada añadió que la perspectiva de género no sólo se requiere para abordar temas relacionados con las mujeres sino también es indispensable para investigar crímenes derivados por el odio hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, travestis, transgéneros e intersexuales, pues se requiere comprender que estuvieron motivados por la animadversión hacia este sector de la población.

Sumada a dicha postura, Helena López del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM, entidad co organizadora del congreso, mencionó que el género esta cruzado con otras variables sociales que son motivo de acumulación de subordinaciones por lo que hay que cruzarlo con otros vectores sociales como raza, clase social, orientación, entre otras, para comprender las complejidades que encierra.

Durante su intervención, la titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Nashieli Ramírez, agregó que una de las características de los derechos humanos es la universalidad de los derechos humanos por lo que la discusión debe centrarse en la dificultad para acceder a ellos desde el juzgar pero también en el ámbito de las políticas públicas.

La ombudsperson capitalina señaló que el género, sumado a otras barreras estructurales, ha dificultado la posibilidad de la universalidad de los derechos humanos, y esto tiene que ver con preferencias, orientaciones y características que están cruzadas por la desigualdad y una visión del poder que no permite al Estado hacer garantes dichos derechos.

Para Pedro Salazar Ugarte, director del IIJ, el derecho deber estar en interacción con otras disciplina para transformarse sobretodo en temas como la genuina igualdad sustantiva y romper con la visión binaria predominante para dar cobijo a todas las personas en aras de una sociedad más justa.

Como parte de las actividades del Encuentro, se llevarán a cabo dos cine-debates en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, al respecto, la directora de dicho centro, Mari Carmen de Lara refirió que el cine ayuda a transmitir los contextos de las personas y puede influir en una reflexión por lo que se debe fomentar el uso de las herramientas cinematográficas en el análisis de las temáticas relacionadas con el género.

Las actividades del Congreso  Internacional Buenas Prácticas en el Juzgar: el Género y los Derechos Humanos” continuarán hasta el 27 de junio de  en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, ubicado en Circuito Mario de la Cueva s/n, Ciudad Universitaria.