Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 2 de mayo de 2017

Derogar la fracción VII del artículo 24 de la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México fue la demanda de decenas de trabajadoras sexuales que tomaron las calles del primer cuadro de la capital mexicana para exigir el reconocimiento de sus derechos y no dar marcha atrás a la equiparación del trabajo sexual con el trabajo no asalariado, medida que garantiza acceso a servicios de salud y educación además de protección en contra de posibles abusos por parte de las autoridades.

A ritmo de una combinación de percusiones con instrumentos de viento, los diversos contingentes que se sumaron a la causa comenzaron a cerrar la avenida Circunvalación, posteriormente San Pablo, José María Izazaga y 20 de noviembre hasta llegar a la Plaza de la Constitución. Allí,  expusieron que el artículo en discusión establece que es motivo de una “infracción contra de la tranquilidad de las personas” y sanciona a quien “invite a la prostitución o la ejerza, así como solicitar dicho servicio”.

A lo largo del recorrido, al que se sumaron varias cooperativas como Eskina victoria, Cafeina, Nelhuayotl, Bamboo y Cocoveg, además de Semillero de Copil, Enchúlame la bici y la Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente se gritaban consignas como “¡Respeto total al trabajo sexual!” o “¡Apoyo total al trabajo sexual!”.

Igualmente, Elvira Madrid de Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez” explicaba que se peleará porque todos aquellos hoteles que han sido incautados por parte de las autoridades capitalinas sean acondicionados como espacios habitables para las trabajadoras sexuales a fin que tengan garantizado su derecho a la vivienda digna.

Al tomar el altavoz, Krishna, de la Red Mexicana de Trabajo Sexual, aclaró que las trabajadoras sexuales no son personas en situación de prostitución ni son víctimas de trata ni tratantes de personas como las han llamado algunos sectores de la población. Los cuales, asegura, apoyan leyes restrictivas que propician el encarcelamiento de trabajadoras sexuales por el simple hecho de estar en los hoteles o restaurantes al momento de los operativos policiacos y se les culpa de traficar son seres humanos.

Algunos avances

Jaime Montejo, también integrante de la Brigada Callejera, explicó que a partir de la sentencia 112/2013, que permitió el reconocimiento del trabajo sexual como trabajo no asalariado en la ciudad de México, se han propuesto medidas similares en otras entidades de la República como Coahuila, donde el pasado diciembre, el Congreso local aprobó una reforma a los artículos 102, 131 y 182 del Código Municipal del estado para considerar al trabajo sexual como no asalariado.

Por el momento, se espera que dicha modificación normativa sea publicada en el Periódico Oficial de la entidad para su aplicación.

En Morelia, Michoacán, el cabildo del ayuntamiento de la capital michoacana discute una propuesta similar, cuyo alcance será municipal, pero sienta precedentes en la materia, arguyó Montejo.

Añadió que en el caso de la Ciudad de México aún resta “publicar un ley secundaria o unos lineamientos donde se vincule a las trabajadoras sexual con el reglamento actual de trabajadores no asalariados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*