Leonardo Bastida Aguilar – enviado

Tijuana, Baja California a 8 de mayo de 2018

El rugido grave y seco de la tuba se pierde entre las melodías caribeñas del compa haitiano que resuena a todo volumen en la esquina de las calles Primera y Revolución de Tijuana, “donde empieza la patria”, afirman unas letras multicolores, colocadas a media acera de la popular avenida tijuanense, donde los días y las noches se han diluido, o la antesala en la búsqueda de un sueño como lo es para muchas personas procedentes de Haití, y de otras nacionalidades,  asentadas en el punto fronterizo más cruzado del mundo.

“Byenveni” dicen las mantas instaladas en la popular esquina donde, justo enfrente, está la plaza Santa Cecilia, la de los músicos, donde se conjuntan mariachis, música de banda y norteños. En ellas, en idioma creole, se invita a las personas a sumarse a la jornada “Caminantes con salud y esperanza”, enfocada a realizar pruebas de VIH y brindar atención médica a la comunidad haitiana que se ha asentado en la urbe tijuanense desde hace dos años, y ya suma más de tres mil elementos en sus filas.

Para lograrlo Aids Health Care Foundation (AHF) México y Haití, en conjunto con organizaciones de la localidad como Comunidad Cultural de Tijuana LGBTI, Fundación Regalando Amor, Comité Binacional de VIH e Infecciones de Transmisión Sexual y Espacio Migrante, promovieron que una brigada de médicos haitianos, algunos de ellos asentados en México, visitará la ciudad a fin de que la atención se brindará en el propio idioma del público usuario.

Una realidad

No sólo hay migración de Haití a México sino una integración y se está conformando una comunidad haitiana – mexicana, aseguró el embajador de la nación caribeña en México, Guy Lamothe, quien durante la inauguración de la jornada médica de dos días, mencionó que ya han nacido 50 bebés y se han celebrado alrededor de 19 matrimonios entre integrantes de la comunidad en el último año y medio.

Sin embargo, el diplomático haitiano resalto que hay algunos pendientes como que sus connacionales puedan tener una Clave Única de Registro Poblacional mexicana para que les reconozcan su derecho a los servicios de salud gratuitos, entre otros.

Al respecto, César Palacios Chávez, director de Atención al Migrante del municipio de Tijuana,  mencionó que se redoblarán esfuerzos para que todas las personas provenientes de Haití, asentadas en la ciudad, puedan acceder a los servicios de salud, a la educación o a empleos sin contratiempos.

Sobre las jornadas de salud, Nicole Finkelstein, gerente de AHF México, comentó que la atención a la población migrante en México requiere de sumar esfuerzos, y en el caso específico de la protección a la salud, esta se debe garantizar en las mejores condiciones para todas las personas.

Catherine Duverger, gerente de AHF Haití, resaltó la importancia de que se detecten y atiendan infecciones de transmisión sexual en la población migrante, sobre todo si es de manera oportuna.

Jornadas

La visibilidad de la comunidad haitiana en este punto geográfico es latente. En la ciudad han comenzado a inaugurarse restaurantes cuya oferta gastronómica principal son el pollo frito, el arroz, los frijoles y los plátanos tostados, y si es posible, un vaso de ron con hielos, sin refresco de cola. En diferentes puntos de las diferentes colonias es cada vez más común observar a gente afrodescendiente hablar español con un acento peculiar que deriva de su natal creole.

Asimismo se crean espacios de concentración y socialización como la Primera Iglesia Bautista de Tijuana, donde, en gran número, personas de nacionalidad haitiana acuden los domingos a los servicios religiosos, pero también los comunitarios.  Hasta allí llegó la caravana con los servicios de salud para atender a más de 100 personas, que sumadas a las más de 50 que acudieron al punto callejero, representan casi dos centenas de usuarias y usuarios de este servicio de salud ambulante, quienes en muchos casos, no había recibido atención médica o se habían realizado una revisión médica desde que dejaron su lugar natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*