Redacción

Seattle, Washington a 17 de febrero de 2017

El uso del antibiótico doxiciclina como profilaxis postexposición a infecciones de transmisión sexual (ITS) entre hombres gays y hombres que tienen sexo con hombres (HSH) generaría una reducción de 70 por ciento de nuevas infecciones por clamidia y de 73 por ciento de nuevas infecciones por sífilis, pero no reduciría el riesgo de contraer gonorrea, revelaron los resultados de un ensayo aplicado a participantes del estudio francés Ipergay.

Presentados en el marco de la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, que se celebró en Seattle del 13 al 16 de febrero, los resultados provienen de un grupo de 212 hombres participantes en un ensayo sobre profilaxis para el VIH, todos ellos manteniendo relaciones con otros hombres, con una edad promedio de 38 años, 42 por ciento había tomado, al menos, una de las siguientes drogas dentro del año anterior a la inclusión: metanfetamina, anfetamina, cocaína, crack, éxtasis y/o GHB y 20 por ciento había tomado profilaxis preexposición al VIH durante el estudio Ipergay.

A la mitad de ellos se les proporcionaron comprimidos de 200mg de doxiciclina para que tomaran un comprimido tras no más de  72 horas posteriores a  una práctica de riesgo sexual. La mayoría los tomó a las 24 horas.

Al inicio del estudio, 10 por ciento de los participantes del grupo con doxiciclina y 14 por ciento de aquellos del grupo control habían recibido diagnóstico de gonorrea, clamidia o sífilis.

Tras un seguimiento de 8.7 meses, en el grupo con doxiciclina se produjo un número de casos de gonorrea, clamidia o sífilis inferior a 47 por ciento a los observados en el grupo control. Así, se produjeron 28 y 48 nuevas infecciones en el grupo con doxiciclina y control, respectivamente. Sin embargo, la toma de doxiciclina no tuvo un impacto significativo sobre el riesgo de adquirir gonorrea, ya que se produjeron 25 nuevas infecciones en el grupo control y 22 en el grupo con doxiciclina.

Se observaron menos casos de gonorrea rectal y uretral entre los usuarios de doxiciclina, pero más casos de gonorrea faríngea.

Al contrario de lo observado en el caso de la gonorrea, doxiciclina produjo una reducción del número de casos de clamidia de 70 por ciento  y de 73 por ciento en los de sífilis. Así, en el caso de clamidia, la  incidencia anual en el grupo control fue de 29 por ciento y en el grupo con doxiciclina fue de 8.7 por ciento. Respecto a la sífilis, dichas incidencias anuales fueron del 13 y el 3.7 por ciento, respectivamente.

Los resultados del presente estudio muestran el potencial de doxiciclina para reducir el impacto de sífilis y clamidia entre HSH con exposiciones de alto riesgo a ITS. En cuanto a su nulo papel para prevenir la gonorrea el resultado no es sorprendente, ya que entre 50 y 75 por ciento de las cepas de gonorrea de Francia tienen cierta resistencia a las tetraciclinas (la familia de antibióticos a la que pertenece doxiciclina), por lo que probablemente para prevenir dicha infección sería necesario recurrir a otro tipo de profilaxis antibiótica.

Con información de Aidsmap.com y Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*