Redacción

Ciudad de México a 30 de marzo de 2017

Quitar de la denominada popularmente “Ley de los Baños” (HB2) de Carolina del Norte la prohibición explícita de negar a las personas transexuales y transgénero utilizar los sanitarios públicos de acuerdo con su identidad de género y forzarlas a usar el que les corresponde conforme a su sexo de nacimiento para establecer que sólo el gobierno estatal estaría encargado de la regulación de los sanitarios públicos y que ningún gobierno municipal podría legislar en materia de discriminación hasta 2020 es la propuesta presentada por los legisladores de la entidad estadounidense que podría discutirse el día de hoy durante su sesión de trabajo.

De acuerdo con el gobernador de la entidad, el demócrata Roy Cooper, la medida no es “perfecta” pero ayuda a eliminar una legislación explícitamente restrictiva y enmienda la “mala reputación” a la que se ha hecho acreedora Carolina del Norte. En contraparte, el senador Phil Berger señaló que esta medida servirá mientras la ley HB2 se discute en las cortes federales  debido a que protege la privacidad y seguridad de las personas en el uso de los sanitarios públicos.

Las alas conservadoras del congreso local argumentaron que la ley HB2 facilita a los “depredadores sexuales” ingresar a los sanitarios públicos del sexo opuesto.

Esta iniciativa se debate en medio de la amenaza de la Asociación Nacional Atlética de Colegios, instancia reguladora del deporte estudiantil estadounidense, de no celebrar eventos atléticos en la entidad hasta 2023 en caso de que sigan prevaleciendo leyes discriminatorias.

Anteriormente, la Liga Nacional de Basquetbol (NBA) canceló la celebración del Juego de las Estrellas de la Liga en Charlotte y según reportes presentados por Associated Press, la medida ha conllevado a la pérdida de 3.6 billones de dólares por cancelaciones de eventos.

Por su parte, las organizaciones civiles Human Rights Campaign y Equidad Carolina del Norte hicieron un llamado a los legisladores a no aprobar esa modificación debido a que continúa con el sesgo discriminatorio de la Ley HB2 debido a que brinda facilidades para que las personas trans puedan ingresar a los sanitarios públicos conforme a su expresión de género pero niega la posibilidad de brindar otras protecciones legales hacia los colectivos LGBTIQ hasta 2020.

De igual manera, cuestionaron que con la enmienda no será posible que ocurran hechos como los de la ciudad de Charlotte, que no acató la Ley HB2 y permitía el uso de los sanitarios públicos conforme a la identidad de género de las personas. Por esa razón, consideraron que a pesar de la posible enmienda “Carolina del Norte seguirá siendo el pero estado de la Unión Americana para las personas LGBTIQ”.

Con información de Washington Post y Chicago Tribune

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*