Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 9 de abril de 2018

La madrugada del sábado, el abogado Armando Ocampo y su esposo, Sergio, fueron detenidos por la policía del municipio de Monterrey, Nuevo León al interior del restaurante Palax, después de haber sido seguidos por dos patrullas de la policía municipal por varias calles mientras iban a bordo de un automóvil del servicio de transporte Uber.

Tras salir del Bar La Colorina de la capital neoleonesa, alrededor de las cinco de la mañana, la pareja solicitó el servicio de transporte. Una vez que lo abordaron para dirigirse al restaurante mencionado, las patrullas comenzaron a seguir al automóvil. Tras haber llegado al restaurante, los policías se bajaron e ingresaron al lugar para detener, en primer lugar, a Sergio, quien aún no alcanzaba a sentarse en la mesa. Y posteriormente a Armando, quien ya estaba sentado en una mesa del lugar e increpó a las autoridades para saber cuál era el motivo de la detención.

Este se negó a ser esposado por lo que los policías comenzaron a forcejear con él hasta que el rompieron la camisa y le bajaron los pantalones, sacándole a rastras del lugar, en calzoncillos. A ambos los tuvieron arriba de la patrulla sin avanzar y sin explicarles el motivo de su detención.

Posteriormente, tras media hora, fueron conducidos a un Centro de Orientación y Denuncia (Code) en La Alamey.  Allí, los policías dijeron que estaban detenidos por haber causado una riña. Armando negó los hechos, por lo que fue conducido al interior del lugar, donde fue amarrado a un tubo para ser golpeado, siendo lastimado en la cara y en una de sus piernas. Al percatarse del hecho, Sergio comenzó a gritar que lo dejaran en paz, por lo que se lo llevaron a otro espacio. Allí adentro los escupieron y recibieron constantes insultos por parte de quienes estaba a cargo del lugar.

Una vez en el separo, Sergio se dio cuenta de las lesiones de Armando y pidió ayuda por Facebook y a su familia, que radica en el lugar, y a la cual habían acudido a visitar por motivos personales. A las 9 30 de la mañana, en el Code habían dicho a la abogada de Sergio y Armando, Miriam Silva,  que ya habían salido, información que fue falsa, pues les permitieron salir hasta las 10 30 de la mañana. El cargo que se les imputo fue el de haber provocado una riña.  Al salir del lugar, le fue entregado a Armando un anillo, un cinturón y un billete como parte de sus pertenencias personales. Su celular, su reloj y su cartera que portaba ese día, no aparecieron.

Hasta el momento se sabe que las unidades que llevaron a cabo la detención fueron la  311 y 417  de la Policía Municipal de Monterey, una de ella con placas RJ99163.

La pareja ya se encuentra en la ciudad de México y anunció que dará seguimiento a la denuncia interpuesta en contra de quienes realizaron la detención así como a la queja interpuesta ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Organizaciones como LGBT Guanajuato y la Coalición Mexicana LGBTTTI+ han condenado los hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*