Redacción

Ciudad de México a 16 de febrero de 2017

“Tengo una regla interna y no la voy a romper” fue la justificación que dio un mesero del restaurante  Central de Pizzas, sucursal Escandón,  para negarle el servicio a una mujer trans que deseaba ocupar una de las mesas del lugar y cenar en compañía de otras personas, entre ellas, otras chicas trans y Pavel Gaona, columnista en diversas publicaciones de la capital mexicana.

En el video compartido por Gaona a través de redes sociales se aprecia que el mesero del restaurante, ubicado en calle de Astrónomos 20, colonia Escandón, insiste a la afectada en que “él no lo va a hacer”, en referencia  a la posibilidad de brindarle servicio a pesar de que se le insiste que hay una placa en el lugar cuyo contenido dice que en ese establecimiento no se discrimina por ninguna razón, entre ellos, la identidad de género.

Cuando la afectada menciona al mesero que presentará una denuncia ante el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred), él sólo dice que está de acuerdo y retrocede. Ningún otro integrante del equipo de trabajo del lugar interviene.

Ante los hechos, y el revuelo que ha provocado el video en redes sociales, el Copred señaló, a través de sus cuentas de redes sociales, que comenzará la investigación de los sucesos a fin de determinar las medidas a seguir.

De acuerdo con la Ley de establecimientos mercantiles del Distrito Federal, en su artículo 10 apartado B se indica que se debe “permitir el acceso a las instalaciones a todo usuario que lo solicite, respetando el orden de   llegada,   con   excepción   de   aquellos   que   cuenten   con   una   membresía,   sin   discriminación  alguna,  salvo  los  casos  de  personas  en  evidente  estado  de  ebriedad,  bajo el influjo de estupefacientes o que porten armas”.

La sanción correspondiente al no cumplimiento de dicho artículo es una multa económica de entre 126 y 350 salarios mínimos generales vigentes en la Ciudad de México.

2 Comments

Humberto Yáñez

Ese pinche lugar debe ser clausurado, la multa la paga y ya, puede seguir discriminando, mejor clausurarlo.
Y el gerente del lugar o el encargado ¿porque no intervinieron?

Reply
Humberto Yáñez

Ese lugar debe ser clausurado, la multa la paga y ya, puede seguir discriminando, mejor clausurarlo.
Y el gerente del lugar o el encargado ¿porque no intervinieron?

Reply

Responder a Humberto Yáñez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*