Leonardo Bastida Aguilar – enviado

Querétaro, Querétaro a 29 de septiembre de 2017

Ante la necesidad de cambiar el paradigma de que problemáticas sociales como las violencias hacia las mujeres solo les incumben a ellas, especialistas, académicas y académicos y funcionarios públicos debatieron sobre la importancia de la construcción de políticas públicas que incluyan a la población masculina a fin de plantear soluciones a problemas estructurales durante las mesas de trabajo del IX Congreso de la Asociación Mexicana de Estudios de Género de los Hombres (AMEGH).

Durante la mesa de trabajo Política pública, Estado y Desarrollo, Edgar Vertty , subdirector de Promoción de Habilidades para la Vida de Hidalgo, recordó que el tema de las masculinidades y los estudios de género sobre los hombres no es un tema exclusivo para la academia sino que incluye a los tomadores de decisiones y a quienes diseñan las políticas públicas, y a varios actores clave como el sector educativo, los medios de comunicación, entre otros.

El psicólogo mencionó que es importante incluir a los hombres en el diseño de políticas públicas porque pueden ser aliados en la lucha contra la violencia hacia las mujeres; se responsabilizan de sus conductas en los espacios públicos; hacerlos conscientes de sus prácticas cotidianas que reproducen la violencia y son invisibles, y compartir el poder en el espacio público y privado, así como repartir las cargas de cuidado y trabajo doméstico.

El especialista señaló que los ejes para construir políticas públicas con enfoque de masculinidades son el aseguramiento de los derechos humanos de las personas; el uso de evidencias en el diseño de las mismas y el examen de las relaciones de género a través del componente de la exclusión social.

Vertty, al igual que otras panelistas, consideraron que existen retos significativos en la materia como sensibilizar a los y las tomadoras de decisiones; lograr la comprensión de la desigualdad estructural en todos los niveles;  capacitar en temas como salud sexual y reproductiva, paternidades, diversidad sexual, prácticas de riesgo y habilidades socio emocionales, y   voluntad política para reconocer la violencia como un problema que requiere la inclusión de los hombres.

En el apartado de retos resaltaron la urgencia de que los hombres se visualicen como parte del problema de la violencia de género y que se les reconozca como sujetos de atención por parte de los creadores de políticas públicas a fin de hacerlos aliados.

Al respecto, María Camila Cadavid de la Universidad de Antioquia indicó que desde la perspectiva del trabajo social se debe fomentar la salud entre los hombres, no sólo desde el punto de vista fisiológico sino del de una práctica de vida saludable, destacando aspectos como la convivencia pacífica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*