Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 16 de enero de 2018

Con la finalidad de reconocer a ciudadanas y ciudadanos que con su labor han contribuido a la garantía de los diferentes derechos de las y los habitantes de la ciudad de México a través de una constitución política, así como a la transformación democrática de la capital mexicana, el gobierno capitalino, encabezado por Miguel Ángel Mancera, otorgó la presea Ángel de la ciudad, de manera post mortem a Arturo Díaz Betancourt por sus aportaciones al  reconocimiento de los derechos de las poblaciones LGBTTTIQ, entre ellos, el matrimonio igualitario.

En el mismo rubro, también se distinguió la labor del flautista y director de orquesta, Horacio Franco. En el ámbito de protección a los derechos humanos se distinguió el trabajo de Miguel Concha Malo, presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria. En el de equidad de género, el galardón fue dado a Patricia Olamendi, integrante del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre discriminación contra la mujer en la ley y en la práctica.

En el de reproducción elegida a Regina Tamés Noriega, directora ejecutiva del Grupo de Información de Reproducción Elegida. En el de muerte digna al médico, columnista  y especialista en bioética, Arnoldo Kraus Weisman. En el de protección a derechos de las y los migrantes, se reconoció a Marcelina Bautista, líder del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, y de manera post mortem, al diplomático, Gonzalo Martínez Corbalá.

En cuanto al derecho a la educación, la estatuilla fue concedida al médico y ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Ramón de la Fuente Ramírez. En el ámbito de los derechos de las poblaciones indígenas, se galardonó al escritor Natalio Hernández Hernández. En el de libertad de expresión se entregó, de manera post mortem, a Miguel Ángel Granados Chapa, y al historiador Enrique Krauze. En materia de gobierno democrático, se destacó la labor de Porfirio Muñoz Ledo, quien fue el coordinador de los trabajos legislativos para la redacción de la Constitución de la  ciudad de México, que entró en vigencia el pasado 5 de febrero.

De igual manera, se dio una distinción especial al Heroico Cuerpo de Bomberos, a la Secretaría de Protección Civil y al Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas capitalinos por su labor durante el sismo del pasado 19 de septiembre.

Tras entregar las estatuillas en el patio del antiguo palacio del Ayuntamiento, el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera mencionó que la redacción de la primera constitución capitalina implicó sortear una serie de obstáculos a fin de poder una serie de derechos humanos que la ponen a la vanguardia a escala global.

Arturo Díaz Betancourt fue co fundador de la organización civil Letra S sida, cultura y vida cotidiana. Anteriormente colaboró con las organizaciones y colectivos Cálamo, Espacios y Alternativas Comunitarias para Homosexuales. Fue el primer presidente de Mexicanos contra el Sida e integrante del Consejo Nacional para la Prevención y Control del Sida (Conasida). También fundó la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia e impulsor de la creación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Amplió promotor de la ley de sociedades de convivencia y presidente de presidir del Mecanismo Coordinador de País, organismo interlocutor ante el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

Con información de La Jornada