Leonardo Bastida Aguilar – enviado

Chicago, Illinois, 2 de junio de 2018

Diseñar un tratamiento médico a la medida es una posibilidad cada vez más latente y accesible para un mayor número de personas gracias a las herramientas tecnológicas disponibles para recopilar datos moleculares, clínicos o histopatológicos, entre otros, a fin de encontrar casos similares, observar cuál fue la terapia con mejores resultados y brindársela al paciente en turno.

A fin de impulsar que este nuevo campo de la medicina, llamado de precisión, sea útil y se convierta en una realidad para personas con cáncer, la edición 2018 de la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) está dedicada a la reflexión y al análisis de los alcances de esta práctica en el campo de atención a padecimientos oncológicos.

Al respecto, Bruce E. Johnson, presidente de ASCO, explicó que la medicina de precisión está transformando la atención y el cuidado del cáncer de manera profunda y sustancial.

El también investigador del Instituto del Cáncer Dana Farber acotó que, en la actualidad, uno de los mayores esfuerzos, ha consistido en la búsqueda de la personalización de las terapias, partiendo del hecho de tomar en cuenta las características genéticas únicas de cada persona, el medio ambiente y el estilo de vida para prevenir la aparición del cáncer en personas con altos índices de riesgo así como el diagnóstico temprano y el tratamiento efectivo.

Esto debido a que los exámenes genéticos están mejorando y pueden identificar la susceptibilidad de las personas al cáncer de manera más temprana.

Añadió que la gama de tratamientos disponibles se expande, sobre todo, para aquellos tipos de cáncer en los que se reportaba poca eficacia terapéutica como parte de los resultados de la inmunoterapia, una novel rama en el campo de la oncología, que ha permitido alcanzar un incremento de remisiones y tasas más altas de supervivencia.

Precisión

Durante la primera jornada de trabajo de la reunión científica, se recordó que en 2015, el gobierno de los Estados Unidos destinó 215 millones de dólares para el aceleramiento de investigaciones biomédicas que pudieran derivar en nuevos esquemas terapéuticos. Parte de esos recursos, fueron destinados al Instituto Nacional de Cáncer para un proyecto de identificación de controladores genómicos.

Además de la implementación del programa “Todo sobre nosotros” por parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, consistente en recabar los datos de un millón de personas para “acelerar” los avances científicos en materia de salud.

Por su parte, ASCO buscará expandir su programa denominado Registro de Perfiles y Agentes Dirigidos, diseñado para identificar los resultados del uso de terapias comerciales en pacientes con cánceres avanzados y cuyos tumores presentan una o más variantes genómicas ya conocidas como objetivo de terapias blanco, es decir, dirigidas específicamente para esas variaciones.

James Lin Chen de la Universidad del Estado de Ohio explicó que la diferencia entre la medicina de precisión con otras formas de atención médica consiste en que mientras, desde el punto de vista tradicional, siempre se siguen las guías de tratamiento en la búsqueda de los esquemas que se utilizan para la mayoría de las personas, la precisión busca la terapia que mejores resultados dio a un grupo de pacientes con características similares a la de la persona en turno.

Por esa razón, comentó que los médicos oncólogos se enfrentan al reto de utilizar bases de datos para registrar la atención de sus casos y encontrar los tratamientos adecuados para sus pacientes.