Alianza Ciudadana LGBTI

La discusión inicial que sobre orientación sexual se desarrolló en un grupo de trabajo por tres días durante la Conferencia Mundial de la Mujer celebrada en Beijing en 1995, con la participación de un buen número de representantes de gobierno abrió la puerta al reconocimiento de los distintos tipos de discriminación que enfrenta este sector. Hoy día la inclusión de la orientación sexual y la identidad de género en el trabajo de los relatores del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas abona a la discusión en las sesiones del Consejo, lo que ha llevado a la inclusión no solo en Declaraciones y Acuerdos, sino también a formar parte del discurso cotidiano desde la voz del Alto Comisionado, como del mismo Secretario General de la ONU. Así, hoy las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) están ampliamente reconocidos en el Informe Nacidos Libres e Iguales que la ONU ha publicado y han encontrado eco a sus demandas al más alto nivel, lo que ha llevado a que los gobiernos estén en el desarrollo de políticas públicas y reformas legales que posibiliten su más amplia protección. Los documentos formales de Naciones Unidas utilizan el acrónimo LGBT consistentemente en los Acuerdos y Declaraciones que se han emitido, de donde se derivaría que los gobiernos los utilicen igualmente en las acciones que a favor de estas poblaciones desarrollen.

Igualmente, el 3 de Noviembre de 2011 la CIDH crea la Unidad para los Derechos de Lesbianas, Gays, personas Trans, Bisexuales e Intersexuales (LGBTI), la titula así con el objeto de usar un término reconocible y trata de unificar algunos de los principales debates que persisten en tanto a las orientaciones sexuales e identidades de género a nivel global.

Estos avances son resultado del impulso que las organizaciones sociales y la academia han tenido para la incorporación de la orientación sexual, la identidad y las expresiones de género en discusiones internacionales, que se encuentran en proceso en busca de resolución. Las Principios de Yogyakarta recogen precisamente estas discusiones para afirmar la inclusión de la población LGBTI en todos los acuerdos internacionales.

En México, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y la Suprema Corte de Justicia de la Nación utilizan el acrónimo LGBT e incluso, esta última hace una aclaración de por qué no usa preferencias sexuales, en seguimiento a lineamientos de los documentos de Naciones Unidas.

Por tanto, instamos a la Asamblea Constituyente para que acorde a los estándares internacionales utilice el acrónimo LGBTI que provea un marco amplio y adecuado de protección desde el derecho internacional y así mismo, se mantenga el respeto y garantía de la Orientación Sexual e Identidad de Género (SOGI), expresión de género, así como características sexuales, en la nueva Constitución de la Ciudad de México. El no reafirmarlo, sería un grave retroceso a la protección de los derechos de las personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales.

Igualmente, apelamos al respeto irrestricto a los Derechos Ganados, para que no se dé ni un paso atrás en ninguna conquista que hemos alcanzado en materia de Derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*