Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 23 de febrero de 2018

Ante la falta de resultados por parte de las autoridades federales y de los estados de Chihuahua y Estado de México para esclarecer los feminicidios de Lilia Alejandra García Andrade, ocurrido en 2001 en Ciudad Juárez, y de Nadia Alejandra Muciño Márquez, acontecido en 2004 en Cuautitlán Izcalli, sus familiares y abogadas que les acompañan señalaron que solicitarán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos la revisión de ambos casos a fin de que dicha instancia emita algunas medidas al Estado mexicano para la solución de los mismos.

María Antonia Márquez, madre de Nadia, enfatizó que en el Estado de México, las autoridades gubernamentales se han enfocado a repartir “tarjetas rosas” pero no se han acercado a los familiares de víctima de feminicidio para buscar la pronta resolución de los casos. De igual manera, lamentó que ningún candidato a la presidencia de la República haya mostrado interés en el problema, a pesar de que miles de mujeres mexicanas han sido asesinadas.

Con 14 años en búsqueda de justicia, Márquez afirmó que ella y su familia no están dispuestas a  esperar la “justicia divina” sino que quieren que se haga la justicia que por derecho corresponde a Nadia.

Al respecto, Carolina Hernández Nieto, abogada de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, explicó que la Corte ya solicitó información al gobierno mexicano con respecto al caso, la cual tuvo que haber sido entregada haca un mes, pero hasta el momento no ha respondido.

Por su parte, Norma Andrade, madre de Lilia,  reiteró que a pesar de diversos intentos por acallar sus voces, no las callarán pues su objetivo es que no haya ninguna otra mujer asesinada ni que se olvide lo que ha pasado en los últimos años.

Sobre el caso, Karla Michelle Salas, abogada de Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, mencionó que las investigaciones han arrojado que los agresores de Lilia Alejandra atacaron a por lo menos otras cuatro mujeres, en diferentes años, pero los aparatos de justicia no han hecho nada al respecto, y los agresores siguen libres. Por esa razón, solicitan a la Corte que se pronuncie al respecto.

El 12 de febrero de 2004, Nadia Alejandra Muciño Márquez fue asesinada por su pareja sentimental, Bernardo López Gutiérrez, y por su hermano, Isidro López  Gutiérrez, frente a sus hijos, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México. Los dos hermanos intentaron simular que Nadia se había suicidado. Las investigaciones por parte de la policía ministerial y el perito en criminalística, incurrieron en negligencia y omision, situación que conllevo a la liberación de Isidro López en 2010, y a que,  sólo se dictará sentencia a Bernardo, el año pasado, con la posibilidad de apelarla.

El 14 de febrero de 2001, Lilia Alejandra García Andrade desapareció de la zona centro de Ciudad Juárez, Chihuahua. Días después, las autoridades aseguraron haber encontrado su cuerpo en un lote baldío con claras señales de violencia sexual. A pesar de que su madre interpuso una denuncia por desaparición, las autoridades nunca actuaron al respecto. De igual manera, hasta la fecha, no han realizado las pruebas de ADN correspondientes ni han continuado con las indagaciones.

Como parte de las acciones para exigir justicia en sus casos, este sábado se realizará un performance frente al Hemiciclo a Juárez a las 12 horas. Igualmente, en la plataforma change.org hay una carta dirigida  a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que los casos continúen su proceso ante dicha instancia y las y los familiares puedan acudir a una audiencia.

Conoce la petición completa en https://www.change.org/p/comisi%C3%B3n-interamericana-de-derechos-humanos-justicia-internacional-la-unica-opcion-para-los-feminicidios-en-mexico