Redacción

La mañana del 22 de noviembre, al interior de su domicilio, en Tlalnepantal, Estado de México, fue hallado el cuerpo sin vida de Eduardo Argenis González Landaeta,  con visibles huellas de ahorcamiento, en un presunto crimen de odio perpetrado la noche de aquel lunes, pero hasta el momento no se ha abierto una línea de investigación que clarifiqué los hechos.

La primera versión de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México era que fue un suicidio. Posteriormente que no, y luego que otra vez sospecha de un posible suicidio.  Sin esclarecerse la situación, su ex esposo Julio César Vélez acudió a reconocer el cadáver al no haber otra persona que pudiera hacerlo, pues Argenis era originario de Venezuela, y nadie de su familia podía venir a México para arreglar los trámites necesarios para el traslado del cuerpo a su tierra natal.

En entrevista, José de Jesús Mata Velázquez, CEO de LGBT Guanajuato, organización que da seguimiento al caso, explicó que el mayor temor es que el cuerpo de Argenis podría ir a dar a la fosa común porque el gobierno de Venezuela no ha podido otorgar los fondos para la repatriación del cadáver.

Juan Carlos Viera, activista venezolano radicado en México, comentó que la vicecancillería venezolana ha pedido más tiempo para lograr la repatriación por la situación económica que vive la nación sudamericana mientras que en México se ha establecido que no pueden almacenar por más de 15 días un cuerpo, plazo que se venció este fin de semana.

De acuerdo con el Obituario LGBTTTI mexicano, Eduardo Argenis González Landaeta estudió en la Universidad Alejandro de Humboldt, donde cursó la licenciatura en Comercio Internacional (2001-2006), su cédula de identidad era: V-15199544 . Trabajó como Coordinador de Importaciones en IPECA, CA, en la zona de  Ecatepec y alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*