Dulce Carpio Reyes

Ciudad de México a 31 de marzo de 2017

En el marco del Día Internacional de las y los Trabajadores del Hogar Remunerados, 30 de marzo, se presentó la exposición virtual “Hogar Justo Hogar” y el libro “Hacer visible lo invisible”, en las instalaciones del Senado de la Republica y se recordó a la institución legislativa el pendiente del reconocimiento del Convenio 189, como lo había comprometido el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En el evento, Marcelina Bautista, representante del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, en compañía de 20 agremiadas, resaltó la importancia de traer el tema al Senado, para recordarles la urgente ratificación del convenio 189 que “establece los principios básicos que los gobiernos deben promover para garantizar un trabajo digno”.

Además, advirtió que en México existen 2.4 millones de personas que se emplean en el trabajo del hogar remunerado sin garantías a sus derechos laborales y del derecho a la seguridad social como lo  establece el artículo 123 apartado A de la Constitución. Enfatizó que el trabajo del hogar  remunerado “tiene aportes imprescindibles para el desarrollo social y económico del país y que han sido invisibles históricamente”.

Por su parte, Ximena Andión, directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, recalcó el interés de reconocer la labor, pues nueve de cada 10 trabajadoras del hogar no cuentan con seguridad social, es decir “trabajaran de 30 o 40 años y no tendrán posibilidad de pensionarse, tenemos que hacer algo para que cambie su realidad”.

Finalmente, la titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas, explicó que de ese universo de trabajadoras y trabajadores del hogar en México, 95 por ciento son mujeres, lo que  refleja no sólo un problema de machismo, clasismo y de racismo hacia el gremio, sino un desconocimiento del valor económico en la sociedad.

“Si logramos que las mujeres del sector se incorporaran a la economía formal con circunstancias de trabajo digno, tendríamos un crecimiento de 240 mil millones de pesos cada punto porcentual del Producto Interno Bruto”, resaltó Haas.

Exposición

Hogar Justo Hogar. Los derechos para las trabajadoras del hogar, una tarea pendiente, es la exposición virtual que exhibe la vida de tres generaciones de empleadas en donde cada una de ellas narra su viacrucis, comentó Linda Atach, directora del departamento de arte y promoción cultural del Museo Memoria y Tolerancia.

La muestra invita a las personas a sentarse unos minutos para reflexionar la situación que viven las trabajadoras del hogar, dijo Ignacio Vázquez, museógrafo y curador de la exposición.

En el patio central del Senado de la Republica se coloco el montaje de una casa. Dentro de ella, se colocaron seis googles que proyectaran el documental virtual: “Como de la familia” del director Flavio Florencio.

En él, se relata la historia de Brigida, Mariela e Irene, trabajadoras del hogar que cuentan los desafíos y costos de emplearse en esta labor, con el objetivo de que las y los espectadores dejen los prejuicios sociales y se inserten por aproximadamente cinco minutos en la vida de estas mujeres que comparten sus experiencias.

Irene Ramírez, trabajadora del hogar, espera que la exposición sensibilice a empleadores, gobernadores y sociedad en general sobre los pocos derechos labores que cuenta el gremio. “Dejamos nuestras vidas en sus casas y no tenemos derecho a nada al final, yo por ejemplo debería ver lo de mi pensión pero al no tener seguridad social, debo continuar trabajando”,  comentó Ramírez.

Libro

El libro Hacer visible lo invisible. Formalización del trabajo del hogar remunerado en México: una propuesta de política pública, de Marta Cebollada Gay evidencia las condiciones injustas que caracterizan el trabajo del hogar en el país: jornadas de más de ocho horas, falta de prestaciones y de acceso obligatorio a la seguridad social, salarios arbitrariamente precarios, pagos en especie hasta por 50 por ciento de sus remuneraciones y ausencia de registro de relación laboral.

La obra viene acompañada de tres cuadernillos que sintetizan tres temas específicos –El convenio 189 y la legislación en México; el perfil sociodemográfico y laboral, y por último, un estudio comparativo de la legislación para el trabajo del hogar en América Latina- con el objetivo de divulgar la problemática y así empezar un camino para transformar la realidad, comentó Alexandra Haas.

Por su parte, Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM aseguró  que el libro  tiene la virtud de partir de un diagnostico, es decir no construye su argumentación en el vacio pues nos cuenta cuál es la situación en México y otros países de América Latina.

Además, nos recuerda que si bien ha habido algunos avances en la normativa mexicana, son aun  limitados, por último propone una política pública multifactorial, es decir, “la ratificación del convenio 189 y la seriedad  de un salario mínimo, el cual tiene que ser atento y que se haga cargo de las particularidades, es un inicio para mejorar la situación, puntualizó  el académico.

Finalmente, Cebollada recordó al público que el libro pronto se encontrara en la página del Conapred para su lectura e invitó a no ser indiferentes ante la situación que viven las trabajadoras del hogar en México y recalcó la necesidad de la pronta ratificación del convenio 189.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*