Ariel Cruz Ortega

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, organizaciones feministas llevaron a cabo una instalación artística en la Explanada Central de la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que a través de música  e instalaciones informativas, convocaron a la comunidad universitaria a sensibilizarse acerca del tema e hicieron un enérgico llamado a los gobiernos del país a garantizar acciones concretas y efectivas que aborden la violencia hacia las mujeres; ofreciendo justicia, con especial énfasis en los casos de feminicidios.

A través de la lectura de un comunicado, Silvia Solís, vocera de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), dijo que en nuestro país, los medios de comunicación se encargan de dar cuenta, diariamente, “noticias brutales acerca de mujeres que son secuestradas, torturadas y asesinadas”. Todo esto, comentó, producto de una sociedad en la que la misoginia es parte de la cultura, y se encuentra tan arraigado que los casos de maltrato y violencia hacia las mujeres no son sólo comunes y frecuentes, sino que además se encuentran naturalizados.

Así mismo, expresó que la situación se recrudece al saber que la “sociedad ha condicionado a las mujeres a guardar silencio”, por lo que muchos casos de violencia permanecen ocultos. Y para el momento en que la violencia se convierte en asesinato, la victima pasa a ser sólo una estadística dentro de los informes del Estado, y de un gobierno que abunda en promesas pero no ofrece resultados efectivos, resaltó.

Gobierno “políticamente correcto” frente a la violencia contra la mujer

Tal es el caso del gobierno del Estado de México, el cual, a pesar de ser hoy en día la entidad con mayor cantidad de feminicidios en el país, es uno de los estados en los que sus gobernantes se han negado a atender este problema con efectividad, advirtió la misiva.

En el acto se recordó que el actual presidente de la república, Enrique Peña Nieto, durante su gubernatura en este estado nunca actuó debidamente ante las constantes denuncias y exigencias de diversas organizaciones feministas. Actitud que, se aseguró,  ha prevalecido en su actual gobierno, aún y cuando cuenta con todos los medios institucionales para actuar frente a este problema.

También se advirtió que el actual gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, sigue el mismo camino de su antecesor al actuar con ineficiencia ante las denuncias y exigencias que se siguen acumulando,  pues aún y cuando se emitió la Alerta de Género en el Estado de México, ésta sólo se aplicó en 11 municipios y no en toda la entidad, como demandan las circunstancias y la realidad de violencia que muchas mujeres viven. Dicha alerta no ha servido más que para que el gobernador se llene de un lenguaje “políticamente correcto” al hablar de las mujeres, en tanto las instituciones actúan de manera pobre e ineficiente, advirtió Solís.

Por esas razones, se hizo un llamado al gobierno federal, así como los gobiernos estatales y municipales para que trabajen en pro de la erradicación de la violencia hacia las mujeres. Esto a través de la implementación de políticas públicas eficaces que permitan prevenir los feminicidios en todo el territorio nacional.

Esto, mediante campañas de comunicación de carácter intensivo y permanente en todas las escuelas de educación básica y media superior; la capacitación a todo prestador de servicios que se encuentren en el Poder Judicial Federal para que implementen protocolos de actuación específicos ante casos de denuncia por violencia contra las mujeres.

Finalmente exigieron que el gobierno cumpla de una vez con los puntos pendientes que tienen sobre la recomendación emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos relacionada con el caso de Campo Algodonero, ocurrido en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Concientización artística

Como parte de esta manifestación, se presentó un tapete artístico elaborado con aserrín, en el que se representaba a Enrique Peña, acompañado del gobernador mexiquense Eruviel Ávila, quienes fueron representados en una actitud sonriente y desinteresada, en tanto a su alrededor se manifestaban diversas escenas de violencia hacia las mujeres ejercidas por varones; a sus pies, se observaban los cráneos que representaban a las mujeres víctimas del feminicidio.

En la parte superior de dicho tapete se leía la leyenda “Ni una menos”; mientras que en la parte inferior se leía  la pregunta “¿Y ustedes los hombres qué?”. Esto último, dijeron, tiene la intención de involucrar a los varones sobre este problema social, para que éstos tomen conciencia y se vuelvan aliados en la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*