Rocío Herrera

México DF

Con motivo de entablar acciones para la agenda de políticas públicas para mujeres lesbianas, bisexuales, trans e intersex, se discutieron los problemas más graves y propuestas resolutivas para vivir su diversidad de mejor manera, acompañadas –por supuesto− de sus derechos como habitantes o transeúntes del Distrito Federal durante el Foro Agenda de políticas públicas para mujeres lesbianas, bisexuales, trans e intersex de la CDMX.

En el caso de las mujeres trans, hablaron de temas que oscilaban desde discriminación en todos sus rubros como en el ámbito de la salud, educación, trabajo, vivienda y trámites legales.

Durante la mesa, celebrada en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, las participantes enfatizaron la falta de capacitación por parte de funcionarios públicos, así como la continuidad de burlas y mal tratos que repetidamente presentan en su vida cotidiana.

“Muchas veces, incluso en instancias gubernamentales, te siguen tratando como un señor con falda a pesar de contar con rasgos o nombre femenino”, señaló la activista Lola Delgadillo Borges.

El Estado de México, es otra situación, aseguró Delgadillo Borges, porque ahí se doblega la discriminación tanto por ser mujer; homosexual, trabajadora sexual o trans.

Tan es así que las muertas trans, subrayó la activista, no son reflejadas en la sociedad y casi siempre los homicidios no entran en la categoría de feminicidio, puesto que se relacionan con crímenes pasionales o delitos acarreados por ser supuestamente gay.

Para las mujeres transexuales es medular el cambio a las políticas públicas, formulación y aplicación de mandatos constitucionales. Así como también la sensibilización desde las instituciones familiares, religiosas, gubernamentales y estatales, y para ello, propusieron campañas sociales donde queden visibilizadas sus situaciones.

Las otras agendas

En la mesa de mujeres lesbianas se propuso: revisar el proceso de canalización y atención de casos desde el Inmujeres CDMX, crear casas de asilo y refugios para ellas, capacitar a personas servidoras públicas que atienden casos de discriminación, realizar campañas de visibilización sobre sus derechos humanos, impulsar un Observatorio para la compilación de estadísticas, desarrollar protocolos de atención con metodologías especializadas e impulsar la creación de bolsas de trabajo, entre otras.

En la de mujeres bisexuales: elaborar un diagnóstico, impulsar acciones de armonización legislativa e iniciativas de ley que garanticen sus derechos y el acceso a la justicia, realizar campañas de sensibilización, generar espacios de reflexión en las instituciones públicas, además de crear un programa social integral vinculatorio a todos los entes públicos con presupuesto asignado.

Las propuestas de las personas intersexuales: que el Estado reconozca la transexualidad como una patología, entendida como persona con ambigüedad sexual, de la cual no se puede decir que es hombre o mujer, sólo persona intersexo, de este modo descartar el concepto de mujeres de la intersexualidad y dejar de incluirlo en la diversidad sexual; que en las actas de nacimiento se incluya un espacio especial que favorezca su reconocimiento y visibilización, impulsar talleres de derechos humanos hacia este grupo de personas y fomentar en las escuelas básicas los principios de igualdad y no discriminación.

Necesidades

Por su parte, la directora general de Inmujeres CDMX, Teresa Incháustegui Romero, señaló que las políticas públicas de la dependencia a su cargo no habían centrado su atención en las mujeres LBTI, por lo que resultó necesario generar este debate entre las diversas manifestaciones de la diversidad sexual femenina para conocer sus demandas.

Resaltó que, después del reconocimiento a las sociedades de convivencia y del matrimonio entre personas del mismo sexo en el DF, es fundamental reflexionar sobre los derechos ganados por las personas de la diversidad sexual y hacer que transiten libremente por otros planos de la vida, como lo es el trabajo, la movilidad y la familia, por mencionar algunos.

Por su parte, Jacqueline L´Hoist, presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, COPRED, señaló que las lesbianas han sido invisibilizadas, como lo demuestra la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México (EDIS-CDMX 2013).

En particular, señaló que esto es más evidente en el ámbito laboral. En el mismo sentido, se refirió a las mujeres indígenas lesbianas, quienes sufren una doble discriminación, pues no solamente sufren discriminación en usos y costumbres que las ponen en situaciones complicadas, sino que también están ausentes en las políticas públicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*