Xochitl Celaya Enríquez

Ciudad de México a 25 de mayo de 2017

Se estima que en el país, los estudios clínicos sanguíneos realizados en laboratorios, presentan entre 5 y 10 por ciento de errores en la toma de muestra, lo cual impide un diagnóstico certero que genera retraso en el tratamiento de pacientes que viven con diferentes enfermedades, aseguró en conferencia de prensa, Gloria Leticia Arellano Martínez, química farmacéutica bióloga por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La especialista explicó que estos errores se generan porque el personal de medicina que toma las muestras, (enfermeras, médicos, químicos o técnicos de laboratorio)  no siempre cuenta con la capacitación adecuada para una correcta recepción de las muestras.

Si bien los estudios clínicos sanguíneos brindan información para un diagnóstico correcto de diferentes enfermedades, una muestra de baja calidad impide que los médicos tengan el resultado preciso de la prueba que se analizó, esto implica que se requiera otro estudio por la poca utilidad del que se ha realizado, indicó.

Impacto de errores en estudios clínicos

Las y los pacientes son quienes enfrentan las consecuencias de un estudio clínico mal realizado, pues se retrasa su diagnóstico y tratamiento, además que el sistema de salud también  se ve afectado, debido a que entre  60 y 70 por ciento de las decisiones clínicas se basan en los resultados de laboratorio, lo que  implica que si el estudio tiene errores, impactará de forma directa en el costo de un nuevo análisis clínico y de tratamientos futuros.

De acuerdo con Juan Pablo Solís Rosendo, director general de BD México & CCA, empresa de tecnología médica,  se estima que el impacto del costo anual, por cada cinco repeticiones de toma diaria, es de 12 millones 90 mil 625 pesos que tanto en el sector público como en el privado tiene elevadas repercusiones.

La correcta toma de muestra

Las personas que se realizarán una toma de muestra deben informarse de forma previa sobre las condiciones requeridas por el laboratorio con la finalidad de que la muestra arroje información certera sobre su condición de salud.

De acuerdo con Arellano Martínez, el personal de laboratorio debe consultar al paciente sobre su condición clínica para identificar sí éste tiene alergias o está bajo un tratamiento farmacológico. Quienes extraen la muestra deben indicar al paciente las pruebas a realizar, de tal forma que éste conozca el objetivo del estudio.

La especialista remarcó que dentro de las responsabilidades del flebotomista, quien es la persona encargada de tomar la muestra, es cuidar la higiene para la muestra, para ello es necesario un correcto lavado de manos así como la utilización de guantes desechables y batas.

También es necesario que los materiales para la recolección de la muestra sean los indicados para el estudio que requiere el paciente. Los especialistas  recomiendan previo a la extracción de una  muestra, se corrobore que las personas cumplan con los requerimientos solicitados.

Arellano Martínez  puntualizó que es importante que los pacientes vean que el material que se utilizará sea nuevo, vigente, estéril y desechable y para ello el personal de laboratorio está obligado a informar estos datos para brindar mayor seguridad a quienes se realizan extracción de muestras sanguíneas. Finalmente, es necesario que se indiquen los cuidados posteriores a la punción así como lo requerido para la obtención de sus resultados.

Capacitación

Con el objetivo de disminuir los errores en estudios clínicos, la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM imparte en línea el Diplomado de Flebotomía. Consideraciones para la toma de muestra sanguínea de Calidad dirigido a profesionales de la salud que requieran desarrollar conocimientos sobre diferentes técnicas, así como recibir actualización sobre dispositivos innovadores que brinden mayor seguridad tanto a pacientes como a quienes realizan extracción de muestras.

De acuerdo con Arellano Martínez, una estandarización de procedimientos de toma de muestra permite mejorar las condiciones de seguridad de pacientes y trabajadores de salud, por ello es necesario que el personal médico, cuente con la capacitación adecuada para un correcto estudio clínico que permita a pacientes identificar sus patologías de forma precisa y recibir tratamiento que le guíe la mejor de su salud.

Solís aseguró que la selección de insumos con los que se toma la muestra debe ser cuidada para que desde la solicitud del médico hasta la transportación y verificación de la muestra sea correcta y brinde información certera de la condición de salud de pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*