Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 5 de mayo de 2018

A unos pasos del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención de Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) de Cancún, Quintana Roo, un paciente fue despojado de sus pertenencias por hombres con armas de fuego. Acudía a realizarse su conteo de CD4 y carga viral como de costumbre cuando él y su acompañante fueron asaltados a la vuelta de la esquina del lugar. Este caso denunciado por Unidos contra la No Discriminación no es el único. En los últimos ocho meses se han suscitado asaltos con violencia a cuatro pacientes, una enfermera, e intentos de asalto a la directora del lugar, a plena luz del día.

Ante reportes de saqueo por parte de delincuentes, recepción de amenazas, hostigamento y hasta ataques con machete en mano en el Capasits, la organización humanitaria Aids HealhCare Foundation (AHF) México pidió a la Secretaría de Salud local cambiar la sede del Centro para garantizar la seguridad del personal y del público usuario.

Durante la premiación de la Segunda Edición del Concurso de Periodismo de Investigación sobre VIH- sida en América Latina y el Caribe, organizado por AHF, el Grupo MultiSectorial de VIH/sida e Infecciones de Transmisión Sexual de Veracruz, Comunicación, Educación y Desarrollo y Casa de Periodistas, se explicó que en la Región 65, zona al norte de la ciudad caribeña donde se ubica el centro de salud, existen altos índices de inseguridad que han hecho inoperable al Capasits por temor a vivir actos de violencia.

Datos proporcionados por AHF indican que en el lugar se atienden mil 500 personas, algunas de las cuales han sido testigos de asaltos y otros actos de violencia, incluidas balaceras.   Además de que tras la mudanza del Hospital Regional Jesús Kumate a una nueve sede, en marzo de 2017, se han registrado saqueos del material dejado en el lugar y el espacio se ha convertido en un basurero. Situación que afecta al Capasits, por encontrarse a un lado de la instalación abandonada.

Además, desde el cambio del antiguo hospital, los servicios básicos en el Capasits han sido intermitentes (agua y luz) debido a robos de cables y tuberías, lo que ha afectado, además, el funcionamiento de los aires acondicionados, dejando vulnerable el almacenaje de medicamentos.

De acuerdo con AHF, lo anterior pone en riesgo la vida de los pacientes doblemente, porque además de exponerse a un ataque contra su persona por parte de delincuentes, los primeros no pueden acercarse a la clínica por sus medicamentos, los cuales son vitales para ellos.

Hasta ahora la solución que ha propuesto la Secretaría de Salud de Quintana Roo, es poner una patrulla de policía afuera del Capasits, mejorar la iluminación y colocar protecciones a las ventanas, lo que, de acuerdo con trabajadores y pacientes esta medida no es suficiente, ya que no sólo el ingreso al mismo es peligroso, sino el área donde éste se asienta,

Ante la situación, pacientes y personal médico han enviado misivas al Secretario de Salud Federal, el Dr. José Narro Robles, así como al Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el Sida (Censida), sin obtener arespuesta oficial o informal acerca de la situación.

Premio

Los ganadores de la Segunda Edición del Concurso de Periodismo de Investigación sobre VIH- sida en América Latina y el Caribe fueron Guillermo Rivera por el reportaje “Tener VIH en el ejército mexicano: hombres sin derecho a llorar” publicado en Vice México y Lucano Romero Cárcamo por el reportaje radiofónico “Después de la prueba”, transmitido en XHJF Radio Teziutlán, Puebla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*