Redacción

Ciudad de México a 20 de abril de 2018

Desde el pasado 16 de abril, personas usuarias de los diferentes Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual  (Capasits) de Veracruz han denunciado que no se les han surtido recetas en las que se prescriben los medicamentos antirretrovirales Atripla, Kivexa, Raltegravir y Ritonavir.

A través de un comunicado de prensa, el Grupo Multisectorial en VIH e infecciones de transmisión sexual del estado de Veracruz señaló que la situación vulnera la salud de las personas, sus vidas y, violenta sus derechos humanos por lo que se interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos para investigar la situación

Al respecto, Margarita Ofelia Blanco Cornejo, directora de salud pública de la Secretaría de Salud de Cruz, mencionó ante los medios de comunicación, que el problema se resolvería el próximo lunes, pero no era grave, ya que sólo dejaran de tomar sus medicaciones durante cuatro o cinco días, además de hacerse una redistribución de los ya existentes.

Datos recabados por el Grupo muestran que el “Reporte de existencias y necesidades de medicamentos antirretrovirales 2018 del SALVAR”, disponible en la página del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/sida (Censida), indica que todos los medicamentos faltantes en los Capasits del Estado de Veracruz están en existencia.

De igual manera, la titular del Censida, Patricia Uribe refirió al Grupo que el organismo que preside “ha cumplido con la entrega de ARV de acuerdo a las existencias y solicitudes de las entidades federativas” y no tenían “evidencia documentada de la interrupción de tratamientos”, pero si de “falta de entrega oportuna en alguna de las clínicas”.

La falta de suministros no sólo es de medicamentos. El Grupo Multisectorial afirmó que  madres con VIH han reportado que en los Capasits de Poza Rica y Xalapa no les han entregado sustituto de leche materna bajo el argumento de que no hay existentes en las farmacias de dichos centros de atención.

Sobre la respuesta de las autoridades sanitarias, el Grupo señaló que la evidencia científica  ha mostrado que si los medicamentos no se toman en tiempo y forma o, se dejan de tomar por un lapso de 72 horas, el virus no estará expuesto lo suficiente al medicamento y, se corre el riesgo de desarrollar resistencia a los antirretrovirales lo que puede conducir a falla virológica y, a la aparición de enfermedades oportunistas.

Datos del Censida arrojan que en territorio veracruzano hay siete mil 901 personas en tratamiento antirretroviral, de las cuáles, 25 por ciento son mujeres. De este universo de personas, 80 por ciento está en calidad de indetectable, 78 por ciento de las mujeres y 82 por ciento de los hombres, aunque por debajo de la media nacional que es de 83 y 85 por ciento respectivamente. En cuanto a adherencia a los tratamientos, 78 por ciento de los hombres y 70 por ciento de las mujeres toman  sus medicamentos de manera sistemática, también por debajo de la media nacional. La entidad es el primer lugar en defunciones de personas en tratamiento antirretroviral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*