Ariel Cruz Ortega

Hoy en día, el bullying dentro de las instituciones educativas representa un enorme problema social que repercute directamente sobre el desarrollo físico y emocional de jóvenes estudiantes de niveles de educación básica, principalmente.

Este tipo de agresiones violentas, que van de los insultos a la agresión física, se origina por múltiples factores, de entre los que destacan aquellos dirigidos a personas por su orientación sexual y/o identidad de género, ya sea percibida, es decir por la apariencia,  o real. Las agresiones de esta naturaleza se diferencian sustancialmente de otros tipos de bullying, por basarse en la homofobia, lesbofobia o transfobia.

Desde 2011, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en colaboración con múltiples agencias y organizaciones, entre ellas, varias de América Latina, se han dado a la tarea de visibilizar este tipo específico de bullying de origen homofóbico y transfóbico, el cual se ha detectado va en aumento constante en los centros educativos de diversos países de la región.

La situación ha provocado una preocupación, no sólo por visibilizar el problema, sino por buscar las vías para su erradicación.  Por esa razón, el organismo, en coordinación con múltiples asociaciones de América Latina, entre las que se ubica la Red  Democracia y Sexualidad en México, se dieron a la tarea de elaborar una guía sobre el tratamiento que amerita este problema.

Este texto, elaborado con el fin de sensibilizar tanto a docentes y autoridades educativas, como a padres y madres de familia, comprende un exhaustivo trabajo que aborda el tema tema del bullying homofóbico y transfóbico de manera clara e innovadora.

Entre sus páginas es posible hallar información precisa sobre la población LGBTI, desde la que se formularon estrategias de apoyo para que docentes y autoridades aborden este problema, privilegiando, en todo momento un enfoque de derechos humanos y haciendo énfasis en que este fenómeno afecta directamente la dignidad de todas las personas, y no únicamente de aquellas pertenecientes a la población LGBTI.

Esta sensibilización, afirman las y los autores, tiene por objetivo garantizar la existencia de centros educativos de calidad, y sobretodo, incluyentes con todas las personas, independientemente de su orientación sexual y/o identidad de género.

El manual está dividido en dos partes: la primera, dedicada a explicar generalidades del fenómeno, términos, el proceso de sensibilización y todo lo necesario para llevar a cabo talleres específicos.

La segunda parte, dividida en seis lecciones: la primera enfocada al género, la diversidad y la homofobia; la segunda, a la homofobia; la tercera, al bullying homofóbico, derechos humanos y educación; la cuarta, a las barreras por vencer; la quinta, titulada palabras más, palabras menos, y la sexta, a los docentes y su rol. Aunado a una serie de materiales complementarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*