Leonardo Bastida Aguilar

Ciudad de México a 2 de mayo de 2017

Ante la negativa del Congreso de Yucatán de modificar el Código Familiar de la entidad, cuyo contenido establece que el matrimonio “es la unión voluntaria y jurídica de un hombre y una mujer”, tres organizaciones civiles de la entidad: Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, Oasis de San Juan de Dios y Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y  Educativa para el  Crecimiento Personal presentaron una acción por omisión legislativa normativa ante el Tribunal Constitucional del Estado de Yucatán en 2014 al considerar que dicho Código es discriminatorio.

La medida fue discutida por el Tribunal yucateco durante el primer trimestre de aquel año y determinó que “no era procedente la acción porque no había un mandato expreso en la Constitución para normar en materia de matrimonio y concubinato igualitario”, explicó en entrevista, Jorge Fernández Mendiburu, abogado de Indignación A.C. y acompañante del recurso legal.

De acuerdo con Fernández, los jueces integrantes del  Tribunal indicaron que “ni a nivel federal ni estatal había un mandato directo para normar este tema”, esto a pesar de que el ministro ponente había emitido un proyecto favorable a que procediera la omisión y se obligará al Congreso a modificar las definiciones de matrimonio y concubinato para establecer que son uniones entre dos personas.

Por esa razón, añadió el abogado, se determinó interponer un amparo directo ante órganos federales de justicia, en este caso, el  tribunal colegiado de materia civil y administrativa del décimo cuarto circuito, el cual confirmó la resolución del Tribunal de Yucatán.

Ante los hechos, el grupo de organizaciones solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación revisar el amparo directo, el cual, fue admitido por la Primera Sala de la misma con el número 5459/2016 y quedo a cargo del ministro Jorge Pardo Rebolledo, quien ha argumentado en su proyecto que la omisión consiste en que  “el   legislador   no   ha   cumplido   con   el   principio   de   no discriminación,   con   la   finalidad   de   eliminar   la   prohibición   del matrimonio  o  concubinato  entre  personas  del  mismo  sexo…”, y por lo tanto, debe regresarse al tribunal colegiado correspondiente para que conceda el amparo solicitado.

El asunto será dirimido en la sesión de la Primera Sala del miércoles 3 de mayo. “Es una buena oportunidad para resolver la obligación que tienen los Congresos estatales de normar contra discriminaciones que ya han sido identificadas por la propia Suprema Corte, como es el caso de la no incorporación del matrimonio y concubinato igualitario en la normativa civil”, aseveró Fernández Mendiburu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*