*Texto íntegro*

 

Diversas organizaciones integrantes de la sociedad civil rechazamos nuestra exclusión en el desarrollo de la 46ª Asamblea General. A pesar de habernos ceñido a las normas preestablecidas para el registro y la asistencia al evento, tanto el Estado anfitrión como la Organización de Estados Americanos (OEA), de manera inesperada y arbitraria, prescindieron de nuestra presencia, haciendo inoperantes los mecanismos de garantía establecidos para regular la relación con la sociedad civil.

Las líneas directrices para la participación de organizaciones de la sociedad civil en las actividades de la OEA se encuentran reguladas en las resoluciones CP/RES 759 (1217/99), CP/RES 840 (1361/03), así como en los artículos 10 y 49 del reglamento de la Asamblea General de la OEA. Por ello, la decisión de impedir la presencia de la sociedad civil, bajo el alegato de una supuesta falta de espacio y problemas logísticos, fue totalmente injustificada e irregular.

Por otra parte, queremos denunciar que como resultado de estas medidas, la mayor parte de las delegadas de la sociedad civil debieron permanecer fuera del recinto de la Asamblea, bajo el sol, esperando respuesta durante horas. Asimismo, aquella ejercida por elementos de la seguridad del evento hacia integrantes de la Coalición LGBTTTI de Incidencia en las Américas, reteniéndolos durante toda la mañana en un cuarto sin ventilación, reproduciendo prácticas de intimidación que no pueden ser permitidas en estos espacios. A su vez, durante el trascurso de la Asamblea, representantes de organizaciones trans fueron agredidas verbal y físicamente al utilizar los sanitarios femeninos.

La falta de acceso tuvo repercusiones para el desarrollo de las agendas sustantivas de la Asamblea de organizaciones no gubernamentales, así como también para la capacidad de las mismas en desarrollar su trabajo y solicitar que los Estados aporten recursos de financiación al Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Asimismo, el Consejo Permanente ha considerado esencial la presencia de organizaciones de la sociedad civil para la construcción de sociedades sostenibles.

Proponemos que la OEA, a través de su Secretaría de Equidad y Acceso a Derechos de la OEA, en consulta con la CIDH, su Relatoría de Libertad de Expresión y la sociedad civil, evalúen los hechos descritos y desarrollen propuestas conjuntas, a fin de evitar la repetición de estos sucesos en futuras Asambleas Generales.

Adicionalmente, solicitamos que los Estados expresen públicamente su compromiso con una OEA de puertas abiertas.

 

 Campaña por una convención interamericana de los derechos sexuales y derechos reproductivos

Coalición LGTBI con trabajo en la OEA

Coalición de Organizaciones por los Derechos Humanos en las Américas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*