Dulce Carpio Reyes – enviada

Acapulco, Guerrero, 31 de mayo de 2017

Al envejecer, se disminuye de manera natural la producción del colágeno en el cuerpo, provocando en la piel la baja restauración de células en un 50 por ciento, causando la disminución del espesor en la epidermis y haciéndola sensible a los rayos ultravioleta comentó, la doctora y especialista en dermatología, Alaide Peña Corona.

Durante el LXII Congreso Nacional de Ortopedia y Traumatología, celebrado en Acapulco, Guerrero, la especialista explicó, que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano, compuesto por dos capas: la dermis y epidermis. El peso puede variar según la altura y el peso corporal de la persona, que va desde los cuatro hasta los 14 kilos.

A partir de los 25 años, la proteína principal de la piel, llamada colágeno, se reduce a 1.5 por ciento anualmente, acotando la elasticidad que provoca la vulneración de la piel en una lesión o a que se rompan los vasos capilares. Para retrasar dicho proceso se recomienda la ingesta de suplementos a base de colágeno.

Otros factores que aceleran la pérdida del colágeno, son la exposición al sol y el fumar, por lo que la especialista Peña Corona, recomienda que niños y adultos usen camisa de manga larga, preferentemente de algodón, aunque estemos en el carro o bajo la sombra, además de utilizar sombreros de ala ancha o sombrillas, sin olvidar la aplicación diaria de un bloqueador solar, 30 minutos antes de salir de casa.

El bloqueador dependerá del tipo de piel de cada persona, lo importante es que se aplique diario y se reaplique en climas calurosos como la playa cada dos horas y en la ciudad cada cuatro. Por lo que se refiere a las gorras, se recomienda no utilizarlas como protección pues no cubren las orejas, mejillas y mentón, lugares en los que se puede producir cáncer de piel.

Dichas sugerencias también evitaría el contraer neoplasia (cáncer de piel), considerando dos tipos: cáncer de piel melanoma y no melanoma. El primero,  es el más agresivo y puede matar a una persona más o menos en cinco años si no se detecta a tiempo y, el segundo se divide en carcinoma epidermoide y cáncer basocelular de piel, si bien no provocan la muerte, si forman grandes deformidades.

Por ello la importancia de acudir a un dermatólogo, al momento de presentar cualquier cambio de coloración en la piel como el paño, las manchas cafés o blancas y granos, para descartar cualquier tipo de cáncer.

Cuando envejecemos, la conservación de la piel dependerá de su cuidado. Si se expuso mucho al sol, la piel tendrá tonalidades amarillentas, en otros casos se marcaran vasos rojos en nariz y mejillas o se tendrán arrugas pronunciadas. En comparación de quienes no se expusieron a los rayos ultravioleta, tendrán una piel blanca y con acentuaciones en los pliegues.

El tratamiento va desde el relleno de ácido hialurónico hasta las cirugias cosmeticas, sin embargo, los costos son muy elevados. Otra alternativa que retrasaría el proceso de envejecimiento en la piel, es la ingesta de colágeno en un proceso llamado hidrólisis térmica enzimática para que el cuerpo pueda absorberla. Por ejemplo, el Orangel Prestige es el suplemento alimenticio con tres componentes: Colágeno hidrolizado, Vitamina E (antioxidante asociado a la conservación de la piel)  y ácido hialurónico (incrementa la producción de colágeno y mantiene la piel hidratada).

El colágeno hidrolizado absorbible, como el Orangel Prestige ayudaría a mejorar la apariencia de la piel  y sustituir un poco el colágeno natural, aunque el suplemento no repararía al 100 por ciento, sí retrasaría el proceso, advirtió Peña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*