Xochitl Celaya Enríquez

Ciudad de México a 27 de julio de 2017

El ritual de belleza, que suele parecer un fastidio para algunas mujeres, no lo es para otras a quienes, por gran temor a la crítica, no suelen expresar su feminidad de forma pública debido a los estándares sociales establecidos basados en las características biológicas humanas.

Depilar el rostro, hidratar la piel con delicadeza, usar ropa interior con encajes y sujetador de senos para dar forma a la silueta, toman sentido para las visitantes de Casa Roshell, lugar que abre sus puertas a toda aquella persona que desea disfrutar de su identidad y expresar sus emociones con plena libertad.

Dirigida por Camila José Donoso, el filme Casa Roshell expone con naturalidad la vida de mujeres transgénero que han decidido asumir su identidad así como aquellas que han decidido vivirla de forma clandestina y ver al lugar como un espacio de esparcimiento que las saca del tedio cotidiano de la vida en la Ciudad de México.

Las clases de personalidad son un componente esencial, pues usar de forma correcta los tacones, define la seguridad con la que se plantan estas mujeres ante el mundo. La cabellera a utilizar es un objeto de respeto, es así como se elige el look adecuado que va con el propio estilo.

En casa Roshell tienen sus diez mandamientos en los que resalta el respeto mutuo y no fingir una voz que no se tiene, pues parte de hablar con naturalidad es aceptar su persona tal cuál es.

Con una fotografía colorida, la directora muestra como la base de maquillaje, sombras de ojos, lipstick de varias tonalidades y máscara para pestañas van dando sentido a los rostros de estas chicas que al aplicar cada producto comienzan a sentir esa verdadera trasformación que les hace tan felices.

Lúgubre y con música que invita a conversar, bailar o tener mayores acercamientos, este espacio sumerge a los espectadores a conocer en el ambiente de las chicas trans, mujeres decididas a no esconder su deseo por vivir el género que ellas han decidido tener y las historias que cada una de ellas ha experimentado en esa transición.

Esta producción de México-Chile muestra en 71 minutos un lugar donde se viven los sueñosante la represión de varones que desean expresar su feminidad, es así como se expone el encanto de la noche que abraza esa vulnerabilidad social para transformarla en libertad.

Casa Roshell es parte del 37 Foro Internacional de la Cineteca Nacional que se presentará hasta el 31 de julio.

Para mayor información consulta: http://www.cinetecanacional.net/micrositios/foro37

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*