Redacción

Ciudad de México a 14 de septiembre de 2017

A partir de este mes, estará disponible un inhibidor selectivo de cinasas para brindar tratamiento a mujeres en etapa de postmenopausia con cáncer de mama avanzado o metastásico en los Estados Unidos, después de haber sido aprobado por la Oficina de Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), y se espera que pronto llegue a otros países como México.

Bajo la denominación genérica de ribociclib, este inhibidor, que tiene la función de ralentizar, es decir, hacer más lenta,  la progresión del cáncer al inhibir dos proteínas llamadas cinasas dependientes de ciclinas 4 y 6. Las cuales, al estar activas, permiten que las células cancerosas crezcan y se dividan con demasiada rapidez.

Para un mejor funcionamiento, ribociclib se suministra en conjunto con un inhibidor de aromatasa, cuya función es bloquear la enzima que convierte el andrógeno (hormona masculina)  en pequeñas concentraciones de estrógeno (hormonas sexuales femeninas)  en el cuerpo, lo cual  significa que hay menor cantidad de estrógeno disponible para estimular la multiplicación de las células de cáncer de mama de receptores de hormonas positivos.

De esta manera, ribociclib, cuyo nombre comercial es Kisqali, ofrece una mayor precisión para asegurar que las células cancerosas no continúen replicándose de forma incontrolada, y ofrezca mejores resultados a aquellas mujeres en etapa de postmenopausia con cáncer de mama avanzado o metastásico, con receptores hormonales positivos, factor 2 de crecimiento epidérmico humano negativo (RH+/HER2-).

Dicha variante de cáncer de mama implica una mayor probabilidad de crecimiento más rápido y con mayores posibilidades de extensión y formación, en comparación con los casos de cáncer de mama. Esto debido a que  HER2  es un gen que puede influir en el desarrollo del cáncer de mama debido a que produce las proteínas del mismo nombre, receptoras de las células mamarias.

En uno de cada cuatro casos, estos receptores fallan en el crecimiento y división de las células mamarias por lo que se hacen muchas copias de los mismos, provocando un crecimiento y división incontrolable de las células mamarias.

La aprobación de la FDA ocurrió después de darse a conocer los resultados de la fase III del estudio MONALEESA-2, el cual incluyó 668 mujeres postmenopáusicas con cáncer de mama avanzado o metastásico RH+/HER2- quienes no habían recibido terapia sistémica para tratar su enfermedad avanzada. La evidencia mostró que el producto desarrollado por Novartis, más un inhibidor de la aromatasa, letrozol, redujo el riesgo de progresión o muerte en 44 por ciento sobre letrozol solo, generando un aumento, en promedio, de 25 meses más de vida en condiciones adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*